Cuando la energia solar te puede quemar, o mejor vota NO contra la enmienda 1 en Florida

Si para la gran mayoría de los estadounidenses estas elecciones resultan complicadas y el voto les hace sentir incómodos, para los floridanos ese extraño sentimiento se va a duplicar cuando miren por primera vez la totalidad de la papeleta de votación.

Si ya es malo tener que elegir entre los dos candidatos más impopulares de la historia de Estados Unidos -aunque Trump más que un candidato es una amenaza-, cuando los votantes de Florida lean la propuesta de enmienda constitucional número 1  (Amendment #1) sentirán un inmenso desconcierto que aumentará infinitesimalmente si tienen tiempo e interés en saber de qué se trata. Intentaré explicarlo, si acaso es posible.

La propuesta de ajuste reza confusa y literalmente así:

“Derechos de los Consumidores de Electricidad Respecto a la Elección de la Energía Solar

“Esta enmienda establece, bajo la constitución de Florida, el derecho de los consumidores a poseer o arrendar un equipo solar instalado en su propiedad para la generación de su propia electricidad. El gobierno estatal y el gobierno local mantienen la potestad de proteger los derechos de los consumidores y la salud pública, la seguridad y el bienestar, y garantizan que los consumidores que no deseen la instalación solar no deban subsidiar los costos de la electricidad de reserva ni el acceso a la red de suministro eléctrico de aquellos que sí lo hacen. Esta enmienda no debiera aumentar ni disminuir los ingresos o costos del gobierno estatal ni del gobierno local.” (SIC)

Si usted tiene inquietudes ecológicas esta enmienda le sonará fantástica, y más aún si sabe que la respalda un grupo llamado “Consumers for Smart Solar” (Consumidores por la energía solar inteligente), pero la realidad es que no todo lo que brilla es oro y esta reforma esconde trampas y las alianzas más inesperadas de lado y lado.

La primera inquietud sobre esta enmienda la origina la misma propuesta. Hoy en día los consumidores pueden poseer y arrendar un equipo solar instalado en su propiedad para generar su propia electricidad y el gobierno tiene la potestad de hacer todo lo que indica la ley sometida a voto. ¿Por qué hacer entonces una enmienda que en teoría no cambia nada? Más adelante explicaré las razones, pero antes hay que ver el segundo elemento que hace sospechosa esta propuesta constitucional.

“Consumers for Smart Solar” suena como un grupo muy ecológico y aliado a los ciudadanos de a pie, los consumidores; su logo es un sol y su slogan es “Sí por el sol”. Pero como muchos lo han catalogado, es el lobo disfrazado de cordero. La realidad es que este grupo y su enmienda han sido financiados con $21,000,000 por los grandes monopolios energéticos. Para ser más exactos, por Duke Energy, Florida Power Light (FPL), Exon Mobil, Teco (Tampa Electric), Koch Brothers y Gulf Power.

¿Realmente quieren los monopolios vendedores de electricidad que los consumidores generen su propia energía y no les paguen a ellos? La respuesta es obviamente no.

Vamos con las explicaciones.

Preguntaba antes cuál es la razón de cambiar algo a través de una enmienda para dejarlo igual. Hay dos explicaciones muy simples. La primera es que al convertirlo en constitucional se hace inmodificable y la segunda es que realmente no todo queda igual porque parte de la propuesta permitiría bloquear cualquier intento de hacer avances hacia la promoción de energías alternativas.

Por ejemplo, supongamos que el gobierno federal lanzase un plan de estímulo a la energía solar, Florida podría alegar que los costos que le tocan absorber son inconstitucionales, aunque para ser honestos, es poco probable que alguien se oponga en estos dos casos, a pesar de que la posiblidad queda abierta. El mayor riesgo es otro.

Y aquí viene la parte más engañosa de esto. Los monopolios eléctricos que apoyan la enmienda podrían decir que al tener más consumidores fuera de su red de suministros se ven obligados a subir las tarifas de quienes no han querido o podido cambiarse a la energía solar, para así poder compensar los costos de operación (de hecho ya lo han dicho en privado). La única manera de evitar ese incremento de costos es que quienes deseen tener energía solar lo tengan hagan a través de la red la red de suministro de las grandes corporaciones y les tengan que pagar una tarifa de propiedad o alquiler. Si no lo hacen, su derecho a tener energía solar crearía un costo adicional a quienes no la tienen y eso sería inconstitucional.

Es por eso que las grandes corporaciones quieren convertir en constitucional, con matices, un derecho que ya está establecido en las leyes, sin matices. Así ampliarían su monopolio de energía fósil y nuclear con un monopolio de energía solar.

The end of the world as you know it

Si estas elecciones entre Hillary Clinton y Donald Trump parecen locas, las alianzas y posiciones que han generado la Enmienda 1 de Florida le dejarán atónito. Son el fin del mundo como lo conocemos, como diría R.E.M.

¿Se imaginan a Al Gore y al Tea Party compartiendo una causa? Pues el momento ha llegado.

Aunque usted no lo crea, el Tea Party ha desarrollado su rama ecológica que también se opone a la enmienda #1, al igual que lo hizo el ex vicepresidente de Bill Clinton y hoy luchador de causas ambientalistas en su reciente visita a Miami junto a Hillary Clinton.

Aunque una gran parte del Tea Party considera que el cambio climático es un invento y que las energías limpias no son confiables – no en vano Koch Brothers son uno de los principales promotores de este grupo ultra conservador-, en 2013 un grupo de miembros del Tea Party en Georgia, encabezados por Debbie Dooley, dieron un fuerte apoyo a la propuesta de expansión de energía solar. Sus razones: la energía solar es confiable, su crecimiento reducirá los costos de producción energética y abre la competencia en el mercado de energías, es decir, libre comercio.

Es así como el ultra conservador Tea Party (en su versión verde) y el grupo ambientalista Sierra Club asociado al izquierdista Movimiento Progresista han establecido una alianza oficial contra la Enmienda #1.

¿Qué más podemos ver? Infidelidades, espionaje, insultos, acusaciones, mentiras, copartidarios separados, progresistas y conservadores unidos, monopolios energéticos disfrazados de solares… Las elecciones del 2016 dan para todo. Pero al menos hay elecciones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s